22 may. 2009

Células padre y otros avances lingüísticos

Antonio Fernández, un buen amigo y compañero del Departamento de Álgebra, Geometría y Topología, tuvo anteayer una idea espléndida, la de cambiar la denominación de células madre por la de células padre. Genial. Cuánta tensión se eliminaría de un debate que serpea entre lo ético y lo político. En relación a un asunto semejante, recuerdo haber leído no hace mucho el artículo de una feminista en el que se quejaba de cómo la crisis ha provocado un retroceso en las conquistas ya sustanciadas sobre el diccionario y la gramática. Por ejemplo, sólo se habla de parados, en lugar de parados y paradas, solo se menciona a los pequeños y medianos empresarios, cuando habría que decir los pequeños y las pequeñas y los medianos y las medianas empresarios y empresarias.
Solución al espinoso tema biológico que nos concierne: células padre al canto. Así, los defensores y las defensoras del lenguaje no sexista, elevado a la categoría de ley por algunos gobiernos autónomos, se alegrarían de estos progresos en la igualdad de género (género gramatical, claro, aunque se olviden los otros cuatro, neutro, epiceno, común y ambiguo, para los que no se ha redactado aún ni un decreto ni una resolución ni siquiera una miserable circular interna.)

Propongo los siguientes avances en política lingüística igualitaria:

Ahí está el padre del cordero. Lo pasamos de puto padre. El padre que te parió... Ese es el padre de todas las guerras. Regresaré al padre patria. En el fondo de la tinaja se asienta el padre del vino. Llovió tanto que se atoraron los padreviejos. Ese es el padre del asunto. Le mentaron al padre. Al final se salió de padre. Qué hijo de su padre... Esos son los polvos del padre Celestino.
Se admiten colaboraciones en esta excepcional tarea de emparejar padre y madre en nuestra lengua, aunque rica y antigua, todavía asaz machista.

2 comentarios:

  1. Padre mío, que risas... Se me ocurre una: La placa padre o fatherboard del ordenador. Quedaría muy bien, si señor.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno lo de placa padre, Gutisiano. Qué gran aportación la tuya a la lengua de Cervantes.

    ResponderEliminar